Decorar mesas de fiesta y glamour

Cuando es época de grandes celebraciones en casa, las cenas y comidas merecen una decoración esmeradísima, que derroche brillo y magia. Crear mesas de fiesta casi de etiqueta, a la altura de lo que dictan los grandes maestros de la decoración. Desde nuevas formas donde montarlas, a su gama cromática y todo lo imprescindible para vestirlas tal y como somos.

En la cocina, una tendencia en alza

En las viviendas contemporáneas las cocinas se han convertido en el núcleo espacial por excelencia. Parece que todo lo importante de la vida doméstica ocurre allí. Los nuevos diseños, abiertas y totalmente comunicadas a las estancias contiguas, tienen mucho que ver. Han favorecido pensar en ellas como un magnífico interior de la casa donde preparar las mesas de fiesta en nuestros días de celebraciones. Actualmente rivalizan en importancia y categoría decorativa con los ambientes principales del hogar, sin duda salones y comedores de diario. Nos apetece lucirlas al máximo y pasar más tiempo en su entorno.

 

Techlam® Top Quartzite

Planificar mesas de fiesta en las cocinas modernas de hoy da pie a concebir otras opciones, más casuales e informales pero nada improvisadas. En concreto, sus islas de trabajo y sus encimeras en piedra natural o en porcelánicos de alta gama son excelentes espacios donde montarlas. Aprovechar la belleza increíble de sus tonalidades y vetas dejándolas a la vista a modo de singulares mantelerías. Resplandecientes con efecto espejo, o mates según el acabado de dichos revestimientos. El objetivo es presumir de estas superficies, que sean las principales protagonistas de la puesta en escena que tenemos en mente.

Sobre estas exclusivas encimeras el look de las mesas de fiesta se vuelve muy personal y conquista por su estilo, un tanto sofisticado o más minimal. Aunque la fuerza cromática recae en dichos materiales, lo ideal es incorporar otros matices de color a través de la cubertería, la vajilla, las copas y los individuales escogidos para la ocasión. Platas, dorados, tonos cobre, grises luminosos… o malvas si buscamos un efecto más femenino.

Estilosas pero informales

En los salones y comedores contemporáneos, las mesas de fiesta pueden ser más informales que nunca sin que pierdan encanto y atractivo. Es un acierto disponerlas junto a las zonas de tertulia o los rincones donde se ubica el árbol de Navidad, así habrá mayor conexión visual. Lo ideal es que se contagien de la decoración de la estancia sin demasiadas directrices decorativas que cumplir, solo las justas. Como buscar un mismo hilo conductor cromático.

 

(Fuente imagen: Ikea)

Si el rojo y el blanco impera en el ambiente, jugar a reforzar ese efecto sobre nuestras mesas de fiesta quizá sea la clave del éxito. Apostar por mantelerías y vajillas cerámicas sencillas y lisas, de aire casual, y rodearlas de detalles que transmitan alegría en ese mismo dúo de colores. Sencillos centros florales, jarrones decorados por nosotros… Y una iluminación estratégicamente pensada y especial. Cuando queremos añadir magia a esas cenas o comidas las guirnaldas luminosas y las velas pequeñas son geniales para trazar caminos luminosos sobre ellas.

 

Lecciones de coordinación

El éxito decorativo de las mesas de fiesta se basa en la armonía que son capaces de transmitir al contemplarlas. Sin importar el estilo que luzcan, que no siempre está muy definido. En estos conjuntos nada debe quedar al azar, pero también es cierto que cada vez es mayor la libertad para introducir nuevos elementos y buscar otros efectos. Ante todo se juega con aquellos colores y coordinados que funcionan: oros y verdes, rojos vivos con marrones, novedosos platas y grises delicados, etc.

(Fuente imagen: Ikea)

La elección de la vajilla es clave y condiciona el resto del montaje. Hoy lo que se lleva es atreverse a practicar ciertas licencias. Mezclar estéticas y materiales que nada tienen que ver y sin embargo sintonizan a las mil maravillas. Ante la idea de exhibir piezas antiguas, quizá de porcelana, o diseños nuevos que recrean su aspecto, una decisión acertada es crear con ellas un look inesperado, más fresco y juvenil. Quitarlas seriedad junto a individuales y portacubiertos de tela, ramas de eucalipto y centros a base de cítricos.

Una mesa de fiesta cautiva y conquista a los invitados cuando dice mucho de nosotros. Nada mejor que se contagie de ese aire que claramente define cualquier interior de la casa. Y siempre de una forma muy natural.

(Fuente imagen: El Corte Inglés)

 

 

Puede que también te guste

Ideas para hacer en casa con los niños

Cómo crear un hogar más acogedor

Tecnología de última generación en casa: culto al bienestar en el hogar

¿Cuáles son las ventajas de las encimeras porcelánicas Techlam® Top?

Deja un comentario